Buscador del blog

miércoles, 16 de abril de 2008

El marketing politico en las campañas electorales en R.D.: ¿manipulación de los votantes o estrategia necesaria?

Definir la política de comunicación de cualquier estado, supone establecer un debate sobre la relación entre los conceptos de poder y comunicación. Supone también enfocar la cuestión desde distintos puntos de vista: el individual (la persuasión), el social (la opinión pública), el político (la soberanía, el interés público, la regulación), el tecnológico (uso de satélites, internet, tecnologías de tercera generación), el económico-financiero. A un nivel territorial inferior, regional y local, esa perspectiva vuelve a reproducirse con leves variantes; por ejemplo, no se da el eje de fuerza –lamentablemente- de los procesos de concentración (alianzas estratégicas de los grupos mediáticos) con el sistema internacional, salvo en casos muy concretos y por circunstancias muy limitadas. El derecho a la libertad de expresión es un condicionamiento juridico-social que nos compete analizar como analistas del derecho contemporaneo, en el caso del derecho electoral.

«Los nuevos amos del mundo», tal y como Ignacio Ramonet denominó a Bill Gates, Ted Turner, Murdoch o Berlusconi, pueden asemejarse a los imperios políticos del XIX (vid. María Antonia Martín: Políticas de comunicación en la España multimedia, en Historia y Comunicación Social, 2003, 8), pero están muy por encima del desarrollo de los grupos dominicanos de comunicación. Popularmente se ha dicho que quien tiene el poder tiene los medios. Esta afirmación es propia de la cultura europea donde los medios se racionalizan en base a sus funciones de formar, informar y entretener.
,
Napoleón III veía a la prensa como un medio de influencia y de captación de voluntades en su favor. Es lo mismo que siempre intentaron hacer las agencias europeas vinculadas al desarrollo de sus imperios y sus consecuentes repartos por zonas de influencia hasta 1932. Este uso propagandístico caracterizará el nacimiento de la radio, debido tanto a su sistema de propiedad, a la regulación/ control del espacio radioeléctrico prescrito desde el telégrafo y claramente necesario por el contexto histórico. Igual sucederá con la aparición de la televisión controlada por los monopolios públicos audiovisuales.
.
La publicidad en las campañas electorales
.
La publicidad se asocia con el mundo del mercado, o sea, con la forma como los sistemas de tipo capitalista y las sociedades de consumo transmiten la información que los consumidores de un producto necesitan para hacer una buena decisión de compra. Rosario Quiles define publicidad como «una técnica de persuasión de los consumidores a través de la creación de recursos de información, esencialmente propagandísticos, que promueven las ventas de servicios y productos para un mercado.» Normalmente se trata de una operación desarrollada por empresas profesionales (publicistas, consultores, etc.) que se hace por medio de campañas y que se hace a través de los medios de comunicación. La publicidad política funciona en las sociedades de consumo y el mecanismo consiste en convertir el proceso de propaganda político en uno que sigue el formato de la publicidad comercial que hemos descrito. Desde el punto de vista de la publicidad, “no existe, técnicamente, ninguna diferencia entre lanzar al mercado a un político o lanzar un detergente biodegradable”. Operan, por lo tanto, las mismas reglas incluyendo saber «quiénes serán los compradores del producto antes de fabricar la imagen del candidato». Se trata de «construir» al candidato basado en lo que quiere el mercado.
.
Al igual que en la publicidad comercial, antes de diseñar la campaña publicitaria, hay que hacer una investigación de las preferencias de los electores. También al igual que en las campañas comerciales, hay una tendencia a la simplicidad de los mensajes de manera tal que éstos sean cortos o telegráficos. Se trata, otra vez al igual que las campañas comerciales, como afirma Ellul, de una producción para las masas que requieren un consumo masivo.Todo lo dicho sobre la propaganda en general aplica a las campañas publicitarias en la política. Es comunicación persuasiva diseñada para influenciar. Nimmo define la campaña política como la actividad de un individuo o grupo “diseñada para manipular el comportamiento de un amplio número de personas (la audiencia) para su propia ventaja”. Izquierdo Navarro dice que se trata de manipulación en el sentido de que productos sin manipular son sólo materia prima y, por lo tanto, no se puede comunicar sin manipular ya que el público no tiene la capacidad de manipular por sí mismo las informaciones. No se trata de presentar entonces la realidad como tal, sino la imagen de la realidad que le interesa al «vendedor» del producto político que tenga el «consumidor» político y que lleve a éste a actuar de la forma deseada por dicho «vendedor».
.
Como afirma Izquierdo Navarro: «La política es pragmática y sus fines justifican cualquier medio a cualquier precio, siempre que sea rentable... No hay sustituto para la victoria, como decía un antiguo slogan de guerra.» Esta imagen de las campañas electorales tiende poner énfasis, según Nimmo, en el aspecto utilitario de las mismas en oposición al aspecto informativo. Se reconoce que la información que se provee en este tipo de campañas no es por la información misma sino para producir alguna influencia en el comportamiento. Por esto, se tiende a dar más énfasis a la imagen del candidato que a los issues que están en discusión. El tratamiento que los medios de comunicación dan a las campañas electorales es como si se tratara de un juego o deporte donde la sustancia no es importante.33 Esto refleja el hecho, según Izquierdo Navarro, de que tiende a haber muy poca diferencia de sustancia entre los candidatos y que la diferencia es de detalles. 34 Hay muy pocos issues y éstos son escogidos cuidadosamente . La información que los votantes obtienen, según los estudios, no es información útil para ellos. Las campañas publicitarias en los procesos electorales de los sistemas democráticos tienden, pues, a ser manipulativas y orientarse a lo trivial y no a la sustancia.
.
Analicemos esto en el caso de la Republica Domincana
.
La sociedad dominicana tiene todas las características de una sociedad de consumo y las campañas publicitarias en general han adoptado las técnicas de la promoción comercial prevalecientes en dichas sociedades de consumo. El pueblo quisqueyano está acostumbrado a vivir entre campañas publicitarias de todo tipo de productos. La política no es, hoy día, una excepción. Las generaciones anteriores quizás recordarán cuando la forma típica de campaña electoral era el discurso que los candidatos daban personalmente de pueblo en pueblo. Estos discursos iban acompañados de canciones o jingles y de banderas con los símbolos de los partidos.


.
El Populismo o neopulismo: ¿en busca del voto perdido?
.
El movimiento populista, nació en toda Latinoamérica, debido a la demagogia agiotista de los líderes que hacían ingentes ofrecimientos a la población y luego no podían realizar lo que habían ofrecido. Por tanto, se debió buscar otro señuelo para atraer a las masas que se perdían con el tiempo por las promesas incumplidas. Es ahí donde nace el [marketing político]. Este modo de hacer política que vemos a través de la televisión y escuchamos en la radio como ‘’epidemia sin remedio’’, no es más que la forma de persuadir al electorado, presentando una u otra cosa en detrimento del adversario del partido contrario. El politólogo Leonte Brea, señala que nadie debe sorprenderse de que la mayor parte del comportamiento social sea inducido, es decir, manipulado por personas, medios o aparatos que subrepticiamente procuran que actuemos sin que nos demos cuenta, en el sentido que ellos desean.Para que el lector tenga una concepción más clara de lo que fue el populismo, sólo hay que trasladarse unos años atrás, [los noventa], cuando el coliseo político era de los tres líderes más descollantes de nuestra historia política: Balaguer Ricardo, Bosch Gaviño; y Peña Gómez. Tan grande era el arrastre y movilización de las masas por estos colosos, que, aunque la intemperie e inclemencias del sol estuviese agobiando los allí presentes, en las concentraciones proselitistas, preferían morir de una insolación a dejar de disfrutar del discurso que sólo ellos sabían crear. ‘’No importaba que dicho discurso estuviese plagado de agiotajes y demagogias’’.

La Junta Central Electoral, erogó los fondos para la campaña de los partidos que se presentarán en la contienda electoral del próximo 16 de Mayo, sin embargo, somos de opinión que la suma asignada a cada partido, cubre el presupuesto de forma preliminar, ya que lo que realmente se gasta no se llega a saber, pero esto justifica el sistema democratico en todo el mundo, ya que si no fuera así, ¿quien pagaría los gastos? El pueblo o los ciudadanos. Nos aderimos al segundo grupo por razonez obvias y cientificamente logicas.
Al finalizar queremos recomendar que el ciudadano o ciudadana que haya leido estas lineas, que vote de manera consiente: vote por el que usted entienda que debe seguir representandonos o el que debe ser electo para seguir mejorando, pero con la advertencia de que racionalmente y logicamente dicho sufragio debe ser conciente, sin ninguna atadura, dejando fuera los candidatos que por medio del marketing politico abandonan toda actitud ética, por sus intereses mezquinos para que el progreso electoral que hemos conseguido siga avanzando.
.
Hasta otro Punto Legal.
.
Derechos Reservados 2008

2 comentarios:

Akinol dijo...

See Please Here

carmen iris dijo...

En primer lugar muchas felicitaciones Ivan por esta iniciativa, da gusto saber que en esta era de produccion de contenidos masivos existan personas que se preocupen en analizar y divulgar temas de interes como lo es todo lo relacionado con las asambleas electorales de nuestro país.
Y nada mas lejos de la realidad: en la actualidad las campañas electorales dominicanas mayormente concentran su atención en señalar de manera incisiva los "desasiertos" del partido que ostenta el poder y sobre esta base construyen una identidad de "redentor" como unico y no otro capaz de "solucionar" los problemas provocados por esos "desasiertos". Pero ¿porqué los que diseñan las campañas electorales de los distintos partidos se decantan por este tipo de estrategia? Pues como has señalado no son tontos ni mucho menos: saben que mayoritariamente la gente no tiene en sus manos los medios para hurgar en el contenido de sus propuestas electorales; Agobiado desde siempre por los mismos problemas (deficiencia de los servicios básicos, el problema energético, sistema educativo primario y secundario deficiente, corrupción, deuda externa, fuga de cerebros, el narcotráfico, clientelismo político, adiministración publica no muy eficiente etc) ha perdido la capacidad de organizarse y participar en los debates sobre los temas de interés, ni mucho menos incide en el proceso de toma de decisiones (que aun cuando nos organicemos en una democracia representativa, se puede incidir de muchas formas). Ademas ese sistema de partidos que tenemos no favorece mucho la oferta electoral, y eso unido al un sentimiento generalizado de "todos son igual de malos, da lo mismo quien gane" por lo que no sería descabellado aseverar que una gran parte acude a las urnas pendiente de las prebendas que pueda conseguir del partido ganador .
Bueno un ultimo apunte con relación a la redacción: es incorrecto el uso de un vocablo inglés en este caso "issues" en medio de un texto español, porque pueden usarse perfectamente "topicos", "temas" o "puntos".Por lo demás, excelente artículo, felicidades!!